24
abr
09

De la importancia de dios y su existencia

De la importancia de dios y su existencia

¿Para qué sirve dios?
Tal vez ésta, y no otra, sea la pregunta desde la que debe partir toda creencia o todo ateísmo. Y es una vez contestada tal cuestión cuando, en rigor, se puede dar paso a las siguientes preguntas: ¿existe dios? ¿creo en él? ¿necesito creer en él?
Estas y otras muchas cuestiones tendrán sentido sólo a través de la resolución de la primera incógnita, la utilidad de dios.

Es sabido, o al menos suele pensarse, que las creencias religiosas tienen su valor porque proporcionan respuestas trascendentales que dan sentido a la vida de los creyentes. Cada religión es un refugio donde el individuo puede acudir para encontrar consuelo y protección cuando su vida empieza a carecer de sentido. El hombre busca a dios, sobre todo cuando la propia estima se viene abajo. Entonces, aparece la figura de un ser que todo lo puede y que proporciona una visión paradisíaca de otra vida que no es la actual. Con esa imagen, el creyente retoma su fe y acepta de buen grado las normas del mensaje.
Es así como la vida transcurre; dios existe para proporcionar una utopía creíble. Pero, ¿es útil realmente esta utopía?. Es evidente que el marketing utilizado para vender el paraíso funciona muy bien; millones de seres así lo atestiguan. Pero quizás estén equivocados… o quizá no.
En nuestro mundo occidental se nos muestra un ser omnipotente, capaz de hacer o deshacer a su antojo cualquier cosa. Sin embargo, para que la omnipotencia tenga valor, el poder ejercido debe mostrarse. El tener poder absoluto no tiene sentido si no se hace uso de ese poder. Algunos dirán que ese poder se ve y se siente en la propia vida. Y digo yo, ¿en la vida de quien? Porque aquí surge otra de las propiedades de ese dios, su omnipresencia. Si un ser lo puede todo en cualquier momento y lugar, ¿cómo es que no en todo momento y lugar aparece esa muestra de poder? ¿Cómo es que ese poder sólo aparece, si es que realmente lo hace, en algunas circunstancias?

El libre albedrío: de esta fórmula mágica se sirve dios para escamotear su presumible omnipotencia y omnipresencia. Con esta sencilla norma, dios nos dice que nos saquemos la castañas del fuego nosotros mismos, que él no va a intervenir. Pero entonces, si soy yo quien me tengo que buscar la vida, ¿para qué necesito un ser todopoderoso que no hace nada con su poder?
El libre albedrío es una forma elegante de decir que estamos aquí solos y que no pidamos nada a un ser que de ninguna manera va a escucharnos.
¿Para qué sirve el libre albedrío? Si hay un mundo más allá, en el que los ángeles tocan música celestial mientras las almas saltan de nube en nube en un estado de infinita alegría y felicidad, ¿para qué sirven estas vacaciones que nos estamos tomando en este mundo?
Pues parece que tan solo es una criba, un filtro para descartar a aquellos que no cumplen con los requisitos esenciales para entrar en el paraíso. Si es así, no sería más que una broma pesada; el juego de un ludópata divino que se va divirtiendo hasta que cuelga el cartel de “no hay localidades”, “aforo completo”, en su club privado.
dados

De un ser omnipotente y omnipresente se puede considerar que también es todo justicia. Al no intervenir nunca muestra que no toma partido por nadie, de manera que no hay preferencias. Pero, ¿no es también justicia tomar partido por todos, aplicar el consuelo y la dicha a todos por igual? Un ser que decide dar a todos lo mismo es como ese padre que alimenta a todos sus hijos por igual, los quiere igual y se desvive por cada uno de ellos de la misma manera. Su justicia paterna consiste en ofrecer a todos sus vástagos los mismos cuidados y el mismo amor; sin favoritismos. Y de ninguna manera se le ocurriría dejarlos a todos a su suerte, sin ayudarles ni protegerles. De no ser así no podría ser considerado un padre. Y si un padre puede impartir justicia a todos sus hijos por igual, haciendo todo lo que está en su mano hacer, ¿cómo es que un ser todopoderoso no lo hace?
Si su deseo es que todas las almas alcancen el paraíso y disfruten de la vida eterna más allá de esta vida, si su mensaje es de amor, misericordia y piedad, si su poder le permite otorgar este premio a todos sus “hijos”, ¿cómo es que no lo hace? ¿Os es que no a todos los considera sus hijos?

¿Para qué sirve entonces dios?
A mí, la creencia en un dios me resulta indiferente si voy a encontrar a un ser que diga ser todopoderoso y no lo sea verdaderamente o que presuma de omnipresencia y no aparezca cuando se le necesita. Para eso, me quedo como estoy y asumo que mi vida es responsabilidad mía, que lo que suceda de mis acciones será solo por mi causa y que la recompensa o castigo procedentes de mis actos vendrán de mí mismo como Hombre, no de un ser que sólo viene a salir en la foto y colgarse las medallas sin hacer nada.


© J. Del Mar

About these ads

1 Response to “De la importancia de dios y su existencia”


  1. 1 Ingrith Constanza
    15 marzo 2011 en 19:24

    Al hombre no le basta ver su razón conectada a lo que no ve, no sabe, no cree. La ignorancia respecto a la Sabiduría Vital, nos detiene el impulso para ascender hacia lo desconocido, porque primero debemos resolver un problema filosófico, “ser y no ser” cuando aún no sabemos ser porque no entendemos los misterios de la vida. Debemos partir que si reconocemos que la vida es un misterio por lo tanto hay un enigma y un sentido de Divinidad ante la perfección de una realidad. La existencia individual busca una verdad que la ciencia no puede demostrar, “El Espíritu de Dios”, así mismo sucede con nosotros que no podemos demostrar físicamente nuestra alma. Son contradicciones y ambigüedades de la objetividad que pertenecen a la Sabiduría Divina pero que el hombre no admite como una verdad sin tener una respuesta científica, lógica y palpable sobre su mano, (ver para creer) por eso pone empeño por contradecir o respaldar esa desorientación humana, si Dios es objeto de investigación científica. Entendimiento y realidad, este es el punto de partida para una fe. Entiendo los misterios, porque soy una realidad hecho hombre; entiendo, que al menos por medio del entendimiento hay algo mayor para comprender lo que como hombre se sabe; entiendo que el hombre vive para una realidad, esperar la muerte y mientras vive una historia con un propósito mayor al de existir por existir debe edificar su ser hacia la perfección humana “y si es que la logra” ha encontrado a Dios, “La Esencia, la luz, el tiempo, el infinito, la perfección, el enigma, el Alfa y el Omega, la alianza, el fundamento primordial de la Existencia”. Todo hombre tiene una misión en la vida y la suya es descubrirse a sí mismo como “ser”, para conocer su propio interior lleno de temores y cuando llegue a conocerce descubrirá el misterio con la libertad que nos da Dios para actuar siguiéndolo o persiguiéndolo. Dios no se puede aparecer al hombre que lo necesita de bombero simplemente para apagar el fuego, hay que cumplir primero unos requisitos para entender el misterio, estudiarlo con respeto, nobleza, humildad, tener “virtudes”… pero principalmente hay que limpiar el cuerpo y el alma de impurezas como la negligencia, el odio, el resentimiento, la soberbia, la superioridad… la vida es un juego virtual que tiene sus estrategias, obstáculos y ahí está el misterio. Dios nos creo, nos puso las herramientas para que lo hallemos misticamente y el hombre bueno sufre las consecuencias del malo, el culpable no es Dios sino el mismo hombre que no sabe ser hombre, ni sabe porqué representa con libertad su propia historia. Siga una travesía que busque las razones que justifiquen su existir para que se quite la amargura y tenga un motivo para vivir feliz, para esto debe seguir cruzando estos obstáculos que son lo opuesto a las virtudes, algún día crecerá también en espíritu y así llegará al fin; La Corona.


Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s


RSS La frase

  • Lope de Vega - 23/4/2014
    Es cualquier libro discreto (que si cansa, de hablar deja) un amigo que aconseja y que reprende en secreto.
abril 2009
L M X J V S D
« mar   may »
 12345
6789101112
13141516171819
20212223242526
27282930  

RSS Cuki

RSS Scarlet

RSS Cosas de domingo

RSS Fher con H

  • Ha ocurrido un error; probablemente el feed está caído. Inténtalo de nuevo más tarde.

RSS pensamientos contra la inercia

  • Ha ocurrido un error; probablemente el feed está caído. Inténtalo de nuevo más tarde.

CONTADOR DE VISITAS

Dos jóvenes gruñones

Seguir

Recibe cada nueva publicación en tu buzón de correo electrónico.

%d personas les gusta esto: